Sentencias

Sentencia TSJ M 5944/2019, de 19 de julio de 2019

By 30 septiembre, 2019 No Comments

LAS REDES SOCIALES COMO CAUSA DE DESPIDO.

  Se recurre en suplicación, por el trabajador, un despido, declarado procedente en instancia, por utilizar el trabajador la red social Twitter para mandar mensajes con comentarios y referencias inapropiadas respecto de la empresa y sus compañeros, todo ello desde una cuenta de carácter público y sin nombrar directamente a la empresa o los compañeros a los que hace referencia.

  En concreto, se publicaron mensajes como “Pero cómo de difícil es no sacarte la polla en la oficina, pero qué“, “Es la clase de lunes en la que ojalá poder ver porno en la oficina, no creen”, “Solo estamos en la oficina yo y la cacho mierda de posventa que me odia, hemos de trabajar juntos para ayudar a nuestro distribuidor indio“, “¿Por qué llamamos jefes a los monstruos finales de una mazmorra? Son literalmente los jefes de los demás monstruos, como en una oficina?” o “Si yo enviara un email al correo general explicando porque creo que en la otra oficina son tontos, mi tía (me tiran a) la puta calle con razón”

  Aunque gran parte de la sentencia se dedique a resolver cuestiones relativas a la prescripción de las faltas presuntamente cometidas, si se trataría de una falta continuada o no, también se confirme la decisión de la instancia de considerar procedente el despido, afirmándose que al ser público el perfil del trabajador, constando su nombre y apellidos, cualquiera que le conozca, personal o profesionalmente, conoce cuál es su oficina y la empresa para la que trabaja, y esos comentarios, alguno de ellos escrito en tiempo de trabajo, son ofensivos para los trabajadores y directivos de la empresa, fácilmente identificables por los datos aportados lo que, en suma, va en perjuicio del nombre y posición de la empresa.

  Así, la sentencia abre la puerta a los despidos por las opiniones y expresiones vertidas en redes sociales lo que, viendo el contenido habitual de una red social como Twitter puede afectar a un número de trabajadores enorme, sin perjuicio de que se requiera que sea posible identificar o relacionar al autor de los comentarios con la empresa, excluyéndose así a aquellos que operan anónimamente o bajo pseudónimo.

ver Sentencia TSJ M 5944/2019