Sentencias

Sentencia TSJ CL 3930/2019, de 3 de octubre de 2019

By 11 diciembre, 2019 No Comments

LA DISCREPANCIA CON EL ALTA MÉDICA RECIBIDA NO JUSTIFICA POR SI
MISMA LAS AUSENCIAS AL PUESTO DE TRABAJO.

  Aunque el encabezado pudiera parecer una obviedad, no lo era así para la magistrada titular del juzgado de lo social nº 1 de Palencia.

  Así, un trabajador, tras recibir un parte de confirmación de baja médica el día 20 de noviembre de 2018, con fecha de revisión para el día 4 de diciembre. No obstante, vuelve a ser citado para el día 23 de noviembre, momento en que su medico le expide el alta y, el trabajador, disconforme con la misma, no recoge copia de la misma, abandonando el centro de atención sanitaria y sin volver al trabajo. Finalmente, el trabajador retorna al centro sanitario el día 4 de diciembre, fecha de la cita original, donde su médico se limita a expedirle una copia del parte de alta de 23 de noviembre.

  Ante esta situación, la empresa, que contaba con un informe de inspección médica que relataba lo ocurrido al intentar entregar al trabajar el informe de alta, requiere al trabajador para que justifique sus ausencias, limitándose este a alegar que no fue hasta el 4 de diciembre que recibió el informe de alta médica de fecha 23 de noviembre.

  En consecuencia, la empresa procede a su despido por ausencias reiteradas. No obstante, como hemos dicho, la magistrada de instancia, acoge la tesis del trabajador, entendiendo improcedente el despido. Siendo, finalmente la Sala de lo Social la que declara que la discrepancia con el alta médica únicamente
legitima el acceso al procedimiento de revisión de alta médica descrito en el artículo 4 del Real Decreto 1430/2009, pero en modo alguno puede dar cobertura a una decisión unilateral del trabajador de no reintegrarse a su puesto de trabajo, incluso aunque el trabajador tuviera una cita de revisión de
la baja prevista para un tiempo posterior a la fecha del alta. Por todo ello, se declara la procedencia del despido, absolviendo a la empresa.

  Sin perjuicio del resultado final, situaciones como la descrita nos recuerdan que en el proceso social no existe una segunda instancia ordinaria y no siempre será posible encontrar motivos que cumplan los requisitos de acceso a la suplicación, dejando a las partes desarmados ante los criterios de los
juzgadores de la primera instancia, aunque no siempre sean los más razonables.

ver Sentencia TSJ CL 3930/2019