Sentencias

Sentencia TS SO 3728/2019, de 23 de octubre de 2019

By 10 enero, 2020 No Comments

GARANTÍA DE INDEMNIDAD DE LOS TRABAJADORES QUE PREVIAMENTE HABÍAN MANIFESTADO QUEJAS AL EMPRESARIO.

  Se recurre en casación por unificación de doctrina en torno a la calificación del despido de dos trabajadores que de forma previa habían procedido a efectuar varias quejas a la Dirección de la empresa.

  Así las cosas, se les procedió a la comunicación a los trabajadores de forma verbal las fechas de disfrute de las vacaciones, estando obligados a disfrutarlas en tres semanas seguidas en el periodo estival. Las trabajadoras manifestaron de forma verbal su protesta por dichas fechas, confirmándoles el jefe de departamento la citada obligación tras haberlo comentado con el Director General de la Compañía.

  Ante dicha situación las dos trabajadoras iban a presentar una reclamación por escrito, cuando de forma previa, la empresa le entregó a la trabajadora recurrente, carta de despido. Dicha carta de despido se fundamentaba en una constante disminución del rendimiento, voluntaria y sin causa justificada en su puesto de trabajo.

  La sentencia analiza dicha situación en la que se le imputa una causa genérica para proceder a su despido, sin aportar el más mínimo elemento de juicio que permita concretar esa posible falta disciplinaria. La empresa negó la petición de la trabajadora de realizar vacaciones en fechas distintas a las establecidas, lo que le obligaba a emprender las acciones oportunas para vencer dicha negativa.

  En este contexto se enmarca la queja verbal formal que se presentó ante sus superiores, valorándolo la sentencia como un acto previo y preparatorio de las eventuales acciones judiciales a emprender puesto que la empresa conocía las intenciones de la trabajadora de interponer la misma de forma escrita, despidiéndola sin darle oportunidad para realizarlo.

  Se produce una vulneración del artículo 24 de la CE, la inmediatez en el despido que ocurre el mismo día en el que se realiza su reclamación verbal, así como la ausencia de fundamento en la carta de despido. Mientras que en la sentencia de contraste el despido se produce un año después de un burofax que envió el trabajador quejándose por la gestión empresarial, sustentando hechos concretos.

ver Sentencia TS SO 3728/2019