Sentencias

Sentencia AN 2570/2019, de 20 de junio de 2019

By 26 julio, 2019 No Comments

LOS RETRASOS EN LA ENTRADA AL TRABAJO PUEDEN CONLLEVAR UN DESCUENTO EN EL SALARIO ADEMÁS DE SANCIÓN DISCIPLINARIA.

Resuelve la Sala un conflicto colectivo planteado por un sindicato frente a una empresa del sector del Contact Center ya que, la misma, aprovechando los minuciosos registros de jornada de que disponía, descontaba en las nóminas de los trabajadores los retrasos injustificados en que estos incurrieran al incorporarse a sus respectivos turnos de trabajo.

Planteaba el sindicato demandante que la conducta de la empresa suponía una multa de haber a los trabajadores, expresamente prohibida en el artículo 58 ET, ya que no se les permitía compensar dichos retrasos por posteriores periodos de trabajo, pese a contemplar el convenio la distribución irregular de la jornada, denunciando, además, que la empresa, también sanciona disciplinariamente a los trabajadores por dichos retrasos.

Así, entiende la Audiencia Nacional, en primer lugar, la distribución irregular de la jornada es una concesión que se hace en exclusiva al empleador, lo que se deduce tanto del propio convenio como del artículo 34 ET, pues es una facultad que deriva del poder de dirección y organización del trabajo del empresario, por ello, no existe un derecho del trabajador a que su jornada individual sea redistribuida una vez fijada por causa de retrasos injustificados, se considera, además, que aplicar lo contrario, implicaría hacer de peor condición al trabajador que previo aviso se ausenta unas horas del trabajo con arreglo al art. 29 del convenio, que permite ausentarse justificadamente al trabajo por unas causas determinadas sin derecho retribución, que pierde su derecho a la retribución con relación a aquel que sin causa justificativa alguna simplemente llega tarde al su puesto de trabajo.

Se refiere también al concepto de multa de haber, como aquella sanción que impone el empleador al trabajador que incurre en un incumplimiento contractual que implica la pérdida de un determinado concepto salarial que ha sido efectivamente devengado por el trabajador.

Por ello, se concluye que la práctica estudiada no supone la imposición de una multa de haber, pues cuando no existe una efectiva prestación de servicios por parte del trabajador, no se devenga salario alguno más allá de los supuestos previstos legal o convencionalmente, o falta de ocupación efectiva imputable al empleador, en consecuencia, la práctica empresarial de descontar los salarios de los periodos en los que no haya existido efectiva prestación de trabajo es ajustada a derecho, por breves que estos sean.

Por último, y aunque se trate de una argumentación a mayor abundamiento que no trata el fondo del asunto, cabe mencionar que la Audiencia considera que aunque la empresa descuente los salarios, el hecho de que además sancione a los empleados con amonestaciones, suspensiones de empleo y sueldo y despidos, no supone una doble sanción, por cuanto que la detracción de salarios obedece al lógico desarrollo dinámico de un contrato de naturaleza bilateral y sinalagmática sin que implique el ejercicio de potestad disciplinaria alguna, mientras que las sanciones arriba mencionadas obedecen al legítimo ejercicio de la potestad disciplinaria.

ver Sentencia AN 2570/2019