Noticias

No se pueden utilizar las grabaciones realizadas por otros empleados en el centro de trabajo para fundar sanciones de carácter laboral.

By 30 septiembre, 2019 No Comments

Así lo ha considerado la Agencia Española de Protección de Datos, que ha multado a una empresa con 12.000 euros por la utilización de las imágenes que había obtenido un trabajador, con su móvil personal, de la conducta de otro empleado, para sancionar a este último con una prolongada suspensión de empleo y sueldo, al entender que el tratamiento de datos que supone la utilización de esas imágenes carecía de legitimación.

El trabajador que grabó las imágenes, “harto” de que su compañero dedicara su tiempo de trabajo a materias de carácter personal, decidió utilizar su móvil para grabar estas conductas y, así, tener pruebas de las mismas que poder mostrar a la directiva que, al ver dichas imágenes sancionó al trabajador.

No obstante, según la resolución de la AEPD, las exigencias establecidas por la normativa de protección de datos en relación con dispositivos de videovigilancia en el ámbito del trabajo no se aplicarían solo a las cámaras instaladas por la empresa, sino que serían de aplicación a cualquier grabación que pueda realizarse durante el trabajo y que, a posteriori, fuera utilizada para el control de la prestación de servicios de los empleados.

Afirma la Agencia que, dado que la utilización por la empresa de dicha grabación tenía como finalidad de control de la actividad laboral del empleado sancionado, se estaría efectuando un tratamiento de datos sin haber informado de dicho tratamiento al trabajador ni de sus derechos asociados al mismo y, por lo tanto se carecería de una base legítima para el tratamiento de esos datos de carácter protegido.

Se fundamenta que la situación y conductas del trabajador sancionado no justificaban el seguimiento diario de la jornada de trabajo y su grabación, toda vez que no puede ser otro trabajador quien decida quien es el objetivo de las grabaciones.

Si bien en el ámbito laboral, como sabemos, se permite el uso de las cámaras de seguridad en el centro de trabajo para controlar la actividad laboral siempre que dicho control sea proporcional y que se haya informado a los trabajadores, hasta ahora considerábamos que esta regulación afectaba a las imágenes obtenidas por la empresa y no a las que pudiera obtener otro trabajador, no obstante, el parecer de la AEPD es otro, calificando la conducta de la empresa como de infracción muy grave, por lo que nos encontramos con un nuevo límite para la utilización de grabaciones a efectos de las sanciones laborales.