Noticias

La problemática de los ´riders´ se decidirá en el Tribunal Supremo.

By 2 octubre, 2019 No Comments

Las sentencias con carácter contradictorio sobre el modelo de las plataformas digitales para el reparto a domicilio siguen proliferando. Si a finales de julio el Tribunal Superior de Justicia de Asturias dictaba una sentencia en la que estimaba que entre el “rider” y la plataforma que utilizaba existía una relación laboral, ahora, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha determinado lo contrario, que la relación entre ambos era de TRADE (Trabajador Autónomo Dependiente Económicamente).

Con esta sentencia se devuelve el empate al número de pronunciamientos existentes en uno y otro sentido, existiendo 9 sentencias a favor de la existencia de relación laboral y 9 sentencias contra ella.

En su sentencia, el tribunal madrileño, hace suyos los argumentos de la resolución de primera instancia entre los que se hacía hincapié en elementos tales como que el repartidor podía elegir horario, aceptar o desestimar pedidos, incluso después de iniciar su ejecución, no tenía que justificar ausencias, cobraba por pedidos y no por horas o la libertad de elegir la ruta para llegar al destino fijado por el cliente

No obstante, cabe destacar que la sentencia no ha sido dictada por unanimidad, existiendo un voto particular que entiende que debería haberse estimado la existencia de relación laboral ya que “el dato de esa libertad de acción resulta engañoso, porque solo existe gracias a la organización del servicio que establece la demandada…goza de un notable grado de flexibilidad pero este dato se relativiza porque presta sus servicios dentro de una franja horaria predeterminada, y para establecer la preferencia de acceso a las franjas más favorables existe un sistema de puntuación, en el que se tiene en cuenta la valoración del cliente, la eficiencia demostrada en la realización de los pedidos más recientes, y la realización de los servicios en las horas de mayor demanda, y hay una penalización por no estar operativo en la franja horaria previamente reservada”.

En estas circunstancias, y dado que la sentencia del TSJ de Asturias, antes mencionada, es firme, parece que queda expedito el camino para la interposición de un Recurso de Casación para la Unificación de la Doctrina por parte de la defensa del “rider”, de modo que sea el Alto Tribunal el que, de una vez por todas, determine la naturaleza de la relación existente entre los “riders” y las plataformas de reparto.

Sin perjuicio de lo anterior, debemos tener en cuenta que tanto la sentencia del tribunal asturiano como la del madrileño vienen a confirmar los pronunciamientos de instancia por lo que más que por una cuestión de cual es la interpretación que debe hacerse de la relación subyacente, es posible que los pronunciamientos discrepante tengan origen en los hechos y elementos probados en las respectivas vistas del juicio, lo que podría impedir la identidad de supuestos que permitiría pronunciarse al Tribunal Supremo.