Noticias

El derecho a la educación frente a la adaptación de la jornada de trabajo

By 3 febrero, 2020 No Comments

  En los últimos días han sido diversos los medios de comunicación se han hecho eco de noticias relativas al derecho a la educación y a la adaptación del horario laboral para la obtención de un título académico.

 

Sin duda, se trata de un tema de relevante interés, por cuanto en él se conjuga un derecho fundamental, concretamente, el derecho fundamental a la educación. Este derecho fundamental se encuentra recogido en el artículo 27 de la Constitución Española, derecho fundamental que ha irradiado en el marco de las relaciones laborales, siendo este protegido en el artículo 23.1 a) del Estatuto de los Trabajadores. En efecto, el artículo 23 ET, relativo a la promoción y formación profesional en el trabajo, recoge en su apartado primero el derecho del trabajador a disfrutar de tantos permisos fueren necesarios para concurrir a exámenes, así como a una preferencia a elegir turno de trabajo, si tal es el régimen instaurado en la empresa, cuando curso con regularidad estudios para la obtención de un título académico o profesional. Consiguientemente, en primer lugar, para que este derecho pueda ser de aplicación, necesariamente los estudios cursados por la persona trabajadora deberán ser realizados con regularidad para la obtención de un título profesional o académico. En segundo lugar, una vez cumplido el anterior requisito, en relación al cambio de turno de trabajo, la persona trabajadora podrá solicitar un cambio en el turno de trabajo, siempre que existiera el mismo en el centro de trabajo.

  Pues bien, recientemente le Tribunal de Justicia de Galicia, en fecha 21 de octubre de 2019, resolvió un supuesto relacionado con el tema que nos encontramos tratando en el presente, concluyendo que la empresa debe garantizar y favorecer, ope legis, la accesibilidad de todas las personas trabajadora a la educación y a la formación. Por tanto, y dado que este derecho estatutario viene irradiado por el derecho fundamental a la educación, excluye una posible interpretación restrictiva llevada a cabo por la empresa ante un supuesto de solicitud de cambio de turno de trabajo por necesidades de la persona trabajadora para realizar estudios de enseñanza reglada.

  En efecto, el Tribunal Superior de Justicia dio respuesta a un supuesto donde el trabajador comunicó a la dirección empresarial que, debido a que se encontraba realizando curso de enseñanza reglada en horarios de mañana, se veía en la obligación de solicitarles que sus turnos de trabajo durante el curso académico se circunscribieran al horario de tarde, salvo los fines de semana, dado que durante estos se ponía a plena disposición de la empresa. Ante tal solicitud, la mercantil contestó que no procedió a lo solicitado por cuanto en la empresa se encontraba instaurado un sistema de trabajo a turnos rotatorios y que, el cambio de turno de trabajo solicitado generaba multitud de problemas organizativas en el centro de trabajo.

  Ante tal negativa, el Tribunal resolvió que la ordenación del tiempo de trabajo, en relación a la solicitud de adaptación de jornada para la obtención de un título académico o profesional, no es una decisión discreción de la dirección empresarial justificada dentro de la facultad de dirección empresarial, pues la adaptación de jornada en estos supuestos supone una obligación legal, cuya finalidad última es favorecer la accesibilidad de la persona trabajadora a la educación. Y, por tanto, la negativa de la dirección empresarial de acceder a tal adaptación de jornada necesariamente deberá ir justificada y suficientemente probada. Pues, en caso contrario, se entendería que la decisión empresarial ha vulnerado un derecho de la persona trabajadora, siendo tal vulneración susceptible de posibles resarcimientos económicos derivados de daños y perjuicios ocasionados.

  Por todo ello, como bien se recoge en las informaciones incorporadas en distintos medios de comunicación, la empresa deberá garantizar y favorecer la accesibilidad de las personas trabajadores que desempeñan sus funciones en el centro de trabajo a la educación y formación, pues una negativa injustificada al acceso de tal derecho podría suponer una violación del derecho del trabajador recogido en el artículo 23.1 a), en relación con el artículo 27 de la Constitución Española.