Noticias

Aprobado el convenio 190, sobre la eliminación de la violencia y acoso en el ámbito laboral, de la conferencia internacional del trabajo

By 26 julio, 2019 No Comments

La CIT, la Conferencia Internacional del Trabajo, en su 108ª reunión, celebrada el pasado junio en Ginebra, ha adoptado, en su (CIT) un nuevo Convenio y una Recomendación complementaria para enfrentar la violencia y el acoso en el lugar de trabajo.

En el Convenio se reconoce que la violencia y el acoso en el mundo del trabajo, de los que se dice que designa un conjunto de comportamientos y prácticas inaceptables, o de amenazas de tales comportamientos y prácticas, ya sea que se manifiesten una sola vez o de manera repetida, que tengan por objeto, que causen o sean susceptibles de causar, un daño físico, psicológico, sexual o económico, e incluye la violencia y el acoso por razón de género. Por otro lado, todos los estados miembros que ratifiquen el convenio deberán “respetar, promover y asegurar” el disfrute del derecho de toda persona a un mundo del trabajo libre de violencia y acoso.

El objetivo de la nueva norma internacional del trabajo es proteger a los trabajadores así como a otras personas en el mundo del trabajo, con ello se incluye a los trabajadores asalariados, según se definan en la legislación y la práctica de cada estado, a las personas que trabajan cualquiera que sea su situación contractual (las personas en formación, los pasantes y los aprendices) pero también los trabajadores despedidos, los voluntarios, las personas en busca de empleo y los postulantes a un empleo, así como los individuos que ejercen la autoridad, las funciones o las responsabilidades de un empleadora, es decir, se reconoce que los empleadores también pueden ser víctimas de acoso.

El convenio, que se aplica a todos los sectores, tanto el público como el privado, incluye en el “mundo del trabajo” en el que pueden tener lugar la violencia y el acoso a que se refiere, evidentemente, el lugar de trabajo, incluyendo espacios públicos y privados, pero también los lugares donde se paga al trabajador, donde éste toma su descanso o donde come, o en los que utiliza instalaciones sanitarias o de aseo y en los vestuarios, también en los desplazamientos, viajes, eventos o actividades sociales o de formación relacionados con el trabajo, del mismo modo, también contempla el marco de las comunicaciones que estén relacionadas con el trabajo, incluidas las realizadas por medio de tecnologías de la información y de la comunicación, el alojamiento proporcionado por el empleador y los trayectos entre el domicilio y el lugar de trabajo.

El convenio se refiere a los siguientes extremos: principios fundamentales, medidas de protección y prevención del acoso y la violencia, medios de control de la aplicación del convenio y vías de reclamación y/o reparación y, por último, medidas de orientación, formación y sensibilización.

El convenio entrará en vigor doce meses después de que dos estados miembros lo hayan ratificado y, desde dicho momento entrará en vigor, para cada estado miembro, doce meses después de su ratificación. Una vez ratificado, los estados miembros no podrán denunciarlo hasta transcurridos diez años de su entrada en vigor, denuncia que solo podrán interponer durante el año siguiente a la expiración del anterior plazo de diez años y que, de ser interpuesta no tendría efectos hasta transcurrido un año. En caso de no producirse denuncia en el plazo antes señalado, la obligatoriedad del convenio se extenderá por periodos sucesivos de diez años.

La Recomendación que se aprobó acompañando al Convenio, aunque debemos señalar que no es jurídicamente vinculante, proporciona directrices sobre el modo de aplicar el Convenio.

Debemos señalar que la CIT es el órgano que fija las políticas generales de la OIT, el organismo de la ONU que tiene encomendadas las cuestiones relativas al trabajo.